Resiliencia | Proteger la biodiversidad amenazada por el cambio climático

El cambio climático no es solo un reto científico, es un problema social, político y económico. La principal amenaza es mantener el calentamiento del planeta muy por debajo de 2 grados centígrados. Según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), para limitar el calentamiento a 1.5 °C, tendremos que reducir nuestras emisiones de CO2 alrededor de un 45 % de aquí al 2030 (con respecto a los niveles del 2010), todo esto para garantizar la conservación de los ecosistemas y los medios de vida asociados a ellos. Además, debemos considerar que el impacto de los desastres naturales por efectos del cambio climático puede afectar los esfuerzos realizados entre 2 y 5 años para la de reducción de la pobreza y de la desigualdad.

  • En México, de 2000 a 2017 ocurrieron, en promedio al año, 300 desastres asociados a lluvias intensas, deslaves, sequías y epidemias.
  • 470 millones de pesos son las pérdidas económicas estimadas por desastres
  • En 2015, el país se ubicó como uno de los que registraron mayores impactos económicos por desastres a nivel mundial (GAR, 2015) [1].

La adaptación no solo significa un mejor desarrollo, sino un desarrollo diferente. Por ello, y dada la alta vulnerabilidad de México por su exposición a los impactos climáticos, así como una alta vulnerabilidad de su población por su condición de pobreza y marginación, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) trabaja con los Gobiernos nacionales y locales para fortalecer capacidades e impulsar iniciativas de adaptación al cambio climático que garanticen la eficacia en el largo plazo de las inversiones.

[1] Evaluación Global sobre la Reducción de Riesgos, 2015.

Proteger la biodiversidad amenazada por el cambio climático

México es un país de “megabiodiversidad”, en el cual se estima que el 12% de las especies del mundo están representadas. Sin embargo, la transformación y degradación de los ecosistemas han afectado a la mayoría de estos, sobre todo, a los bosques tropicales.  Actualmente en el país hay 2 mil 583 especies que se estima están en peligro o riesgo en cierto nivel.

Se prevé también que en los próximos años México estará en riesgo debido a una serie de impactos adversos del cambio climático: aumento de temperaturas, reducción en los niveles de lluvia, tormentas intensas, incremento en la severidad de los huracanes y subida en los niveles del mar.

Aproximadamente el 67% de los bosques mexicanos están fragmentados, por ende, ha habido una reducción en la calidad y cantidad de los hábitats silvestres. La información disponible, que no está actualizada o se infiere a partir de evaluaciones globales, indica que la fragmentación es más severa en los estados del sur de México, incluyendo Veracruz, Tabasco, Yucatán, Quintana Roo, Michoacán y Chiapas.

Los manglares mexicanos antes cubrían 1.5 millones de hectáreas, pero en 2005 se estimaron en apenas 650 mil hectáreas. En 2005, la tasa estimada de deforestación era de 1.1% (entre 1% y 2.5% dependiendo de la metodología), y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) ha estimado que si las condiciones actuales persisten únicamente entre el 40% y 50% del área actual estará ahí para el 2025.

Atenuar el impacto del cambio climático 

Por ello, el PNUD trabaja para atenuar el impacto del cambio climático en las Áreas Naturales Protegidas (ANP). En particular, el Proyecto Resiliencia es un marco de cooperación para fortalecer la efectividad de manejo de las Áreas Naturales Protegidas de México para hacer frente al Cambio Climático.

Es un proyecto innovador y primero en su tipo en abordar agendas conjuntas de resiliencia, áreas protegidas y cambio climático.

Tiene presencia en 12 Ecoregiones representadas en 17 áreas naturales protegidas

  • 600 mil hectáreas de nuevas áreas de conservación proyectadas a nivel nacional
  • 30 mil hectáreas que mejorán la conectividad de las ANP

Objetivo del proyecto

Mejorar la gestión y expandir estratégicamente la cobertura de las Áreas Naturales Protegidas (ANP) para atenuar los impactos directos e indirectos del cambio climático en la biodiversidad.

Resultados esperados

  • Marco institucional del sistema de ANP mexicanas fortalecido con criterios de cambio climático y resiliencia que permitan salvaguardar la biodiversidad de manera efectiva.
  • Ampliar el sistema de ANP en sitios con conectividad estratégica con criterios de resiliencia al cambio climático.
  • Promover una gestión efectiva de las ANP para reducir las amenazas climáticas a la biodiversidad.

Actualmente están en desarrollo 10 Programas de Adaptación al Cambio Climático.

Instrumentos de política pública

El proyecto ha contribuido en la elaboración de instrumentos de política de cambio climático que sustentan las actividades de adaptación dentro del sistema de las ANP, incluyendo la integración de un objetivo de atención al cambio climático dentro del Programa Nacional de las Áreas Naturales Protegidas 2014 – 2018, así como un Estrategia de Cambio Climático desde las ANP.

Contacto en el PNUD México:

  • Edgar González, Director del área de Ambiente, energía y resiliencia.
  • Alejandra Cerna, Gerente del área de Ambiente, energía y resiliencia.
  • Sofía García, Coordinadora del proyecto Resiliencia.

Estado:

Ongoing

Fecha estimada de inicio:

marzo 2014

Fecha estimada de cierre:

diciembre 2020

Área de trabajo:

  • accelerate structural transformations
  • Oficina de proyecto:

    UNDP in Mexico

    Socio implementador:

    Comisión Nacional de Areas Nat

    Full project information  

    Funding Support by

    Nombre del donante

  • Global Environment Fund Truste
  • Monto aportado

    $9.848.454

    Entrega en el ejercicio fiscal anterior

    2019 $1.329.833

    2018 $1.901.341

    2017 $2.400.048

    2016 $1.189.826

    2015 $1.578.339

    2014 $380.160

    PNUD En el mundo

    Estás en PNUD México 
    Ir a PNUD Global