Ciudad de México, a 10 de marzo de 2021.- El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en México presentó el estudio “Los efectos de la pandemia de COVID-19 en mujeres madres en circunstancias de teletrabajo”, el cual plantea 30 recomendaciones para atender el impacto generado por la sobrecarga de trabajo— tanto el remunerado como el doméstico y de cuidados— en el bienestar físico y emocional de las madres en México. Lo anterior, como resultado de las medidas de distanciamiento físico implementadas en el país para hacer frente a la pandemia de la COVID-19.

Desde un enfoque cualitativo, el estudio identifica y caracteriza cómo las madres que realizaban labores profesionales y de cuidados en espacios y tiempos diferenciados, lidiaron con un cambio de escenario abrupto e impuesto, y se reorganizaron ante el desafío de la sobrecarga de cuidados.

Para realizar el estudio, se entrevistó a 57 madres que viven con al menos un hijo o hija menor de 12 años y que, previo a la pandemia, trabajaban de forma remunerada fuera de su hogar, pero que, por las circunstancias, debieron trasladar su trabajo a casa.  

Las cifras recopiladas en el estudio muestran el incremento de las brechas de desigualdad entre mujeres y hombres frente al trabajo remunerado y formal. Por ejemplo, en América Latina, 74% de las madres han asumido el apoyo a la educación a distancia en el hogar frente al 4.8 % de los padres. Son también las madres, con un 87.7%, quienes mantienen la comunicación con las escuelas frente a un 5.4 % de los hombres . En México, en términos de salud mental y física, el 56 % de las mujeres declararon sentirse más cansadas que antes de la pandemia, en comparación con el 39 % de los hombres.

Además de explicar este fenómeno, el estudio busca entender los retos y mecanismos que se entrelazan en los centros de trabajo, las labores de cuidado y en la vida personal, y que son los que agudizan esta brecha.

El estudio plantea que, dada la asignación sexuada de roles previo a la pandemia, fueron las mujeres las que asumieron la reconfiguración de las labores de cuidado ante la crisis derivada de la pandemia de la COVID-19, en detrimento de su desempeño laboral, de su vida personal, y con una agudización inédita de riesgos en su salud física y mental.  

Por tanto, el estudio afirma que es un mito la idea de que lo laboral y lo personal son dos esferas separadas para las mujeres. Ante esta situación, el estudio exhorta a reconocer esta problemática y tomar medidas concretas, tanto desde la política pública como desde las normas y estructuras institucionales de los centros de trabajo, pues resultan más apremiantes que nunca.

La presentación del estudio estuvo a cargo Lorenzo Jiménez de Luis, Representante Residente del PNUD en México; Nadine Gasman, Presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES); y Annabelle Sulmont, Coordinadora del proyecto Iniciativas Gerenciales del PNUD en México.

“Los hallazgos más significativos que se pudieron entrever fueron el poner de manifiesto esta realidad y, a su vez, apelar a la sensibilidad de los entes tomadores de decisiones de tipo político y promotores de políticas para que adopten las decisiones necesarias e indispensables para corregir la desigualdad de género, en este caso particular lo que ha venido a exacerbarla”, dijo el Representante Residente del PNUD en México.

Por su parte, la Presidenta del INMUJERES mencionó que este informe dice que estamos a tiempo para frenar las consecuencias durante esta recuperación post COVID-19: “Nos da opciones de cómo hacerlo. Estoy segura de que, con su publicación, el estudio contribuirá a que como gobiernos se tomen decisiones y generen políticas que ayuden a cerrar las brechas de género”. 

El evento de presentación estuvo seguido de un panel de discusión en el que participaron Mónica E. Orozco, representante de la Red de Cuidados; Guillermina Martín, jefa del clúster de género del Centro Regional de PNUD; Lourdes Jiménez Brito, especialista de la Conferencia Interamericana de Seguridad Social; Silvia Dávalos, Directora Técnica del Consejo Coordinador Empresarial; y Sol Sánchez, Oficial nacional de Género del PNUD en México, como moderadora.

Las expertas ahondaron en cómo la pandemia develó y acentuó las desigualdades y obstáculos a los que ya se enfrentaban las mujeres en los ámbitos del trabajo, la educación de hijos e hijas y de los cuidados, incluso antes de la pandemia. También, advirtieron que la situación podría significar un retroceso significativo en términos de igualdad de género y de ejercicio de los derechos de las mujeres, además de poner en riesgo su participación en las actividades económicas remuneradas.

Con este documento, el PNUD en México reitera su apoyo al Estado mexicano para impulsar acciones que contribuyan a garantizar el ejercicio de los derechos de las personas, y a alcanzar la igualdad de género, sin dejar a nadie atrás.

PNUD En el mundo

Estás en PNUD México 
Ir a PNUD Global