"La experiencia de los ODM indica que, sin el compromiso de todos los actores, en todos los niveles, no es posible alcanzar un desarrollo sostenible"

18-abr-2017

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas

Parabras de Katyna Argueta, Directora de País, PNUD México:

"Estamos a 18 meses de la entrada en vigor de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que emergen del proceso más inclusivo en la historia del desarrollo. Luego de 8 rondas de negociaciones intergubernamentales y casi tres años de consultas públicas, con aportes de una amplia variedad de actores, la Asamblea General de la ONU adoptó - el 25 de septiembre de 2015 - un plan de acción a favor de las personas, el planeta y la prosperidad, que busca también fortalecer al acceso a la justicia y la paz universal.

Los 193 Jefes de Estado y de Gobierno de las NNUU se comprometieron, en nombre de sus pueblos, a transformar el mundo en los próximos quince años; a librarlo del hambre y de la extrema pobreza que todavía afligen a una buena parte de la Humanidad: 800 millones de personas viven todavía en pobreza extrema, 795 millones sufren de desnutrición, 2,400 millones todavía carecen de servicios básicos de saneamiento, y 1,400 millones de personas no tiene acceso a electricidad por referir algunas cifras.

La agenda para el cambio adoptada, está centrada en cinco ejes: las personas, la prosperidad, el planeta, la paz y las alianzas; contiene 17 Objetivos y 169 Metas, y recoge la voz de millones de ciudadanos. Son ellos quienes dijeron lo que esperaban de sus gobernantes.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible complementan y amplían los alcances de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, y resultan más ambiciosos, participativos y, sobre todo, universales.

Son más ambiciosos porque tratan de brindar solución a los principales problemas de la población mundial con un fin claro, la erradicación de la pobreza – en tanto que los ODM se centraban en su mitigación-. Además, incluyen un fuerte componente medioambiental que plantea el cuidado del planeta en el marco del desarrollo y la prosperidad económica.

Son más participativos porque para redactarlos aproximadamente 1 de cada 1.000 personas del planeta expreso su opinión sobre lo que más le importa a través de la encuesta Mi Mundo.

Son universales, buscan el cambio de paradigma hacia un modelo de desarrollo sostenible social, económica y medioambientalmente, que implica un compromiso universal.

Tras la experiencia de los ODM la comunidad Internacional ha comprendido que, sin el compromiso de todos los actores, en todos los niveles, no es posible alcanzar un desarrollo sostenible. Así, todos los países, tanto los desarrollados como los que están en vía de desarrollo, que suscribieron la Agenda 2030 se comprometieron en cumplir con estos objetivos.

Ciertamente la Agenda implica un compromiso común y universal, no obstante, cada país enfrenta retos específicos en su búsqueda del desarrollo sostenible, los países tienen soberanía plena sobre su riqueza, recursos y actividad económica, para fijar sus propias metas nacionales, en el marco de los ODS…

Se espera que cada país adopte sus propios indicadores y defina las metas adecuadas para su realidad particular.

Para México, duodécima economía mundial, los 43.9 millones de personas que viven en pobreza moderada y los 11.4 millones que viven en pobreza extrema (según datos de 2014 de CONEVAL) representan no solo un desafío significativo sino también la oportunidad de asumir los retos del desarrollo de un modo más inclusivo, participativo y con responsabilidad compartida. 

La agenda 2030 presenta una oportunidad histórica y sin precedentes para que, los territorios, las comunidades y los ciudadanos de México promuevan, establezcan y desarrollen planes y programas en los distintos niveles del territorio nacional que contribuyan a la erradicación de la pobreza, la disminución de las brechas de inequidad, la mejora de los servicios de salud y educación, la adopción de nuevos modelos de desarrollo sostenible, el cambio de los patrones de consumo, la implementación de políticas coherentes para enfrentar el cambio climático, entre otros importantes temas que apoyen el logro de la nueva agenda de desarrollo sostenible.

No cabe duda que la tarea es ambiciosa, pero no se parte de cero, se construye sobre la experiencia que ha dejado la Agenda de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, y es sobre esas bases que hoy el Estado de Chiapas se prepara, una vez más, para hacer frente al desafío planteado, aprovechando las oportunidades de una época de cambios vertiginosos y dando nueva vida a los viejos anhelos para hacerlos realidad.

Señor Gobernador, reciba Usted las felicitaciones del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo por la puesta en marcha del Consejo Estatal de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y el reconocimiento por su compromiso en “no dejar a nadie atrás”, lo que implica la adopción de enfoques innovadores, el trabajo en temas nuevos, y la reducción de las desigualdades en los logros, entre otras cosas.

Se trata de emprender juntos nuevos caminos para mejorar las vidas de las personas, se trata de transformar México entre todos y para todos y todas.

En ese contexto, querría reiterar la disposición del PNUD de continuar acompañando los esfuerzos nacionales, en el avance de tan ambicioso proyecto. Aspiramos a servir de apoyo, para que México ejerza su liderazgo, en la implementación y seguimiento de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

No permitamos que la historia diga de nuestra época que éramos ricos en medios, pero pobres de voluntad. Que diga de nosotros que teníamos mucha capacidad de soñar y que fuimos los que logramos hacer de la pobreza historia antigua."