Robots de telepresencia

Discapacidad, tecnología e inclusión

26-may-2017

Cerca de un billón de personas viven con algún tipo de discapacidad en el mundo[1] y a pesar de ser el grupo minoritario más grande, han permanecido casi invisibles en los marcos generales del desarrollo y sus procesos.

La nueva Agenda Mundial 2030, orientada por los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), señala la necesidad de reforzar las políticas y prácticas de desarrollo para asegurarnos que aspectos tales como la accesibilidad, la educación, el empleo, la seguridad social y en sí la reducción de la pobreza formen parte de una visión incluyente y sostenible que incorpore plenamente a las personas con discapacidad. Esto es, se trata de dotarles de los apoyos necesarios y ajustes razonables que permitan su plena participación, en igualdad de condiciones.[2] De lograrlo, la inclusión se traduciría en libertad de elección y potencial de conocimiento.

El acceso a las tecnologías es una de las medidas de nivelación más importantes para superar las desventajas y exclusiones que alejan a las personas, particularmente aquellas viviendo con algún tipo de discapacidad, de la toma de decisiones, el ejercicio de derechos y la superación de la pobreza en el marco de un nuevo orden basado en el conocimiento y la información. Emprender acciones para mejorar la accesibilidad y usabilidad de estos recursos es un paso primordial en el camino hacia la plena participación de todas y todos en los beneficios del desarrollo y el incremento del bienestar. Las tecnologías deberán constituirse en herramientas que reduzcan los escenarios de dependencia, donde se incremente la autonomía para desempeñar roles y funciones de los que, de otra manera, se estaría excluido.

Ejemplo de lo anterior, es el robot Double, una tecnología que permite la telepresencia (entendida como una solución de comunicación basada en video en línea, que facilita a los y las interlocutores establecer contacto a pesar de ubicarse en puntos geográficos diferentes). Gracias a Double, y a su “cuerpo sobre ruedas”, controlado vía remota, 11 personas viviendo con algún tipo de discapacidad pudieron recorrer, en tiempo real, desde Bangladesh, el foro del 2017 Global Platform for Disaster Risk Reduction, organizado por Naciones Unidas y que fue llevado a cabo en Cancún, México.

Acciones como esta, ayudan a la construcción de una sociedad incluyente, que reconoce y aprecia la diversidad de sus integrantes y que se transforma cada día para garantizar que todas las personas gocen de los mismos derechos y oportunidades sin que sus condiciones particulares sean un obstáculo para ello. Trabajemos entonces, para multiplicar estos ejemplos a favor de lo que, en su Artículo 8, estipula la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad: fomentar el respeto de los derechos y la dignidad de este sector de la población a través de la promoción del reconocimiento de sus capacidades, méritos y habilidades.

 

 

[1] Unión Internacional de Telecomunicaciones (2016), Agenda tentativa del Evento Regional para las Américas “América Accesible III: Información y Comunicación para TODOS”. Recuperado de https://www.itu.int/en/ITU-D/Regional-Presence/Americas/Documents/EVENTS/2016/15526-MX/Agenda-SP.pdf

[2] OIT (2015), Estrategia y plan de acción para la inclusión de la discapacidad 2014-2017. Recuperado de http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/---ed_emp/---ifp_skills/documents/genericdocument/wcms_370773.pdf