Revisar y mejorar marco legal de México permitirá prevenir impactos negativos en ecosistemas y biodiversidad de especies exóticas invasoras

03-feb-2017

Ciudad de México. – Gran número de enfermedades, tanto humanas (ej. zika y chagas) como de animales domésticos (ej. virus del oeste del Nilo), tienen su origen en especies no nativas al país que han sido introducidas y que encuentran condiciones adecuadas para establecerse, reproducirse, dispersarse y causar graves daños, estas son las especies exóticas invasoras.

Los impactos de estas especies pueden llegar a ser muy severos, amplios y con consecuencias difíciles de predecir para ecosistemas y actividades productivas, por lo que es necesaria una acción concertada y coordinada entre diferentes sectores.

Por ello, el avance en la prevención y control de las invasiones biológicas, considerada la segunda amenaza mundial a la biodiversidad, es un tema prioritario en México.

Un paso fundamental y estratégico para la adecuada toma de decisiones en materia de política ambiental es la revisión de la Ley General de Biodiversidad y de otras iniciativas legales en marcha, de ahí la importancia de llevar a cabo, el pasado 26 y 27 de enero, el Seminario-Taller “Especies exóticas invasoras y sus impactos en ecosistemas y biodiversidad”, en el que participaron representantes de la Cámara de Diputados y de Senadores del país.

El seminario fue coordinado por la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) y el Fondo para la Comunicación y Educación Ambiental (FCEA) en el marco del proyecto “Aumentar las capacidades de México para manejar especies invasoras a través de la implementación de la Estrategia Nacional de Especies Invasoras” (GEF-Invasoras).

El objetivo del proyecto GEF-invasoras es potenciar las capacidades del gobierno federal para atender las amenazas de las invasiones biológicas al ambiente, a la salud humana y a la economía de sus habitantes, siendo una de sus actividades centrales fortalecer el marco regulatorio concerniente a la atención de las especies exóticas invasoras ya establecidas y aquellas de alto riesgo para el país. Esta es una iniciativa conjunta de la CONABIO junto con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), y otras instituciones del sector ambiental y de la sociedad civil organizada. Cuenta con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) como agencia implementadora, así como con el financiamiento del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF, por sus siglas en inglés).

En 2016, desarrolló el estudio: “Fortalecimiento de las capacidades nacionales para la gestión de las especies invasoras en el ámbito jurídico” para analizar las leyes y reglamentos más significativos a este efecto, proponer las mejoras necesarias y lograr una base legal aún más sólida que pueda atender la problemática que enfrenta el país ante las invasiones biológicas. Los resultados de éste y otros estudios fueron presentados durante el seminario para legisladores.

Asimismo, durante el seminario-taller se indicó que, para llevar a cabo las acciones de prevención y erradicación de especies invasoras en ecosistemas naturales, el marco normativo actual es suficiente; no obstante, también se comentaron aspectos que requieren revisión y mejora (como el Artículo 1º de la Ley General de Vida Silvestre y diversos artículos de la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable y de la Ley General de Pesca y Acuacultura Sustentable).

La Directora General de Análisis y Prioridades de la CONABIO, Dra. Patricia Koleff, señaló que México cuenta con capacidades para incrementar el conocimiento, prevención y sistemas de alerta y detección temprana, como ya ocurre en los sistemas agropecuarios, pero que dichas capacidades deben expandirse para atender a los ecosistemas naturales y salvaguardar el capital natural y la salud humana.

Y agregó: “Ya tenemos el diagnóstico, conocemos qué nos hace falta e incluso el ejercicio para saber cuánto nos cuesta. Lo que toca a nosotros, es ser una generación que hace el cambio y no dejarlo, porque el problema crecerá y será imposible de resolver entre más tiempo pase. Es un tema sumamente relevante”.

También se destacó el elevado costo de actuar cuando las especies invasoras ya se han establecido y dispersado, recomendándose profundizar ampliamente en los aspectos de prevención de su entrada.

Los avances en este sentido contribuirán también al cumplimiento de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y en particular, el Objetivo de Desarrollo Sostenible 15 en la meta 15.8, la cual insta para 2020, a adoptar medidas que prevengan la introducción de especies exóticas invasoras y reducir significativamente sus efectos en los ecosistemas terrestres y acuáticos.

Por su parte, el Dr. Felipe de Alba, del Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública de la Cámara de Diputados, manifestó la intención de publicar en la revista legislativa de su organismo y en un libro, los temas tratados en la reunión; lo anterior, con el fin de divulgar la información presentada con todos los legisladores del país y dada la importancia de fortalecer la atención sobre las invasiones biológicas.

Un total de 18 ponentes, especialistas en diversos temas, expusieron a la audiencia: los principales problemas ocasionados por las invasiones biológicas de especies exóticas introducidas en el país que se han vuelto invasoras; las mejoras necesarias en la prevención adecuada y eficiente ante su posible entrada; y las acciones para el manejo cuando las invasiones ya han tenido lugar. El encuentro dio espacio primordial a la aclaración de dudas e intercambio de ideas, destacando el trabajo entre instituciones y sectores que requiere ser fortalecido con mayores recursos económicos y humanos.

El evento contó con la presencia de representantes de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), CONAFOR, CONANP, Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA), y Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA), entre otros. La capacitación fue impartida a 20 representantes de las Cámaras de Diputados y de Senadores, incluyendo miembros de las Comisiones de Medio Ambiente y Recursos Naturales, de Cambio Climático, y de Pesca y Acuacultura.

Fue en 2010 cuando la CONABIO publicó la Estrategia Nacional sobre Especies Invasoras en México en colaboración con diversos sectores. El documento establece acciones prioritarias para prevenir y atender los problemas que ocasionan las invasiones biológicas en México. La implementación de la Estrategia a través del proyecto GEF-Invasoras tiene una duración prevista de cuatro años y una inversión de más de cinco millones de dólares para desarrollar proyectos.