Acuerdo de París y Agenda 2030: oportunidad para actuar de forma coordinada por la igualdad de género, el clima y contra las desigualdades

03-feb-2017

  • Indispensable incorporar igualdad de género en acciones de mitigación y adaptación al cambio climático
  • “Cuando decimos género nos referimos a hombres y mujeres, necesitamos de los dos para generar cambios”, Tarja Halonen, Presidenta de Finlandia del 2000 al 2012.

Ciudad de México. – Las mujeres, los niños y las niñas son 14 veces más propensos que los hombres a morir durante un desastre, según datos de 141 países afectados por desastres entre 1981 y 2002[1]. También, son las mujeres las que, en el rol de género que se ha impuesto, dedican desproporcionadamente su tiempo en labores de recolección y transporte de combustible y agua, al dedicarle entre una y cuatro horas al día[2], lo que limita sus oportunidades de estudio, esparcimiento e inclusión económica.

Por ello, la desigualdad de género no puede separarse de los retos del desarrollo como la reducción de la pobreza y el hambre, la promoción de la salud y el bienestar, el uso sostenible de la energía y del medio ambiente, así como dentro de las acciones de adaptación y mitigación del cambio climático.

Lo anterior fue discutido el pasado 26 de enero en el Seminario: “Construyendo el futuro: desarrollo sostenible e igualdad de género”, espacio que permitió intercambiar posiciones sobre el cambio climático y la reducción del riesgo de desastres desde la perspectiva de género y del empoderamiento de las mujeres. En particular, se hizo énfasis en estos desafíos a la luz del logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y del Acuerdo de París.

Al inaugurar el Seminario, el Subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos, el Embajador Miguel Ruiz Cabañas, destacó que los efectos del cambio climático no impactan de la misma forma a todas las personas, ya que las mujeres y niñas se encuentran en el centro de este desafío en condiciones de mayor vulnerabilidad, pero también destacó que su incorporación plena en las soluciones hace que dichas medidas sean no solo más justas sino más efectivas.

Por su parte, Tarja Halonen quien fue Presidenta de Finlandia del 2000 al 2012, aclaró que: “cuando decimos género nos referimos a hombres y mujeres, necesitamos de los dos para generar cambios”. Añadió que para construir una sociedad justa es fundamental transversalizar la perspectiva de género en las políticas públicas, y dio algunos ejemplos impulsados en su país como las estancias infantiles o los almuerzos calientes en las escuelas. Dijo que en Finlandia fueron muy audaces para su época, ya que muchas de estas políticas de igualdad datan de hace 100 años.  

Agregó que hombres y mujeres deberían disfrutar de la vida en condiciones de igualdad, y que ésta última no está peleada con la competitividad, ya que, si se desarrollara en partes iguales, implicaría un aumento de 28 mil millones de dólares estadounidenses a la economía mundial.

Por su parte, el Coordinador Residente del Sistema de las Naciones Unidas en México y Representante Residente del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) dijo que la igualdad de género es un derecho fundamental y un motor para el progreso: “Esto está referido particularmente en el ODS 5: Igualdad de género y en el ODS 10: Reducción de las desigualdades, sin embargo, está presente en al menos 10 metas de los 17 objetivos globales”, explicó, y que sin un pleno empoderamiento y participación efectiva de las mujeres, muchas de las metas de la Agenda no podrán cumplirse.

Al hablar sobre las acciones de los países para el logro de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y del Acuerdo de París, mencionó que México es un país líder, tanto en la definición de la Agenda como para su monitoreo, dada la reciente conformación del Consejo Nacional de los ODS de la Presidencia de la República. Añadió que, en el marco del Acuerdo de París, fue el primer país emergente que presentó sus Contribuciones Previstas Determinadas a nivel Nacional (INDCs) en mitigación y adaptación, para las cuales contó con el acompañamiento del PNUD en algunas de sus estimaciones.

La Agenda 2030 tiene un importante vínculo con los compromisos en materia de género dentro del Acuerdo de París, por ello, representa una oportunidad para que los países coordinen acciones para promover la igualdad de género, la acción por el clima y el progreso social a nivel nacional, mismas que también son prioritarias en las INDCs.

Al incluir a las mujeres en el proceso de toma de decisiones y promover su empoderamiento, éstas se convierten en líderes en la adaptación al cambio climático, en el uso y producción de energía renovable, y en negocios y empleos “verdes”, lo que permite reducir la pobreza, mejorar las economías locales y garantizar mejores y más equitativos modelos de gobernanza local, nacional e internacional.

Amparo Martínez, Directora General del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC) mencionó la necesidad de integrar el enfoque de género no sólo en las acciones de adaptación, sino también en las de mitigación al cambio climático.

Identificar el papel que juegan las mujeres en la reducción del riesgo, por la responsabilidad que asumen ellas frente a las amenazas y vulnerabilidades, constituye también un paso importante hacia el reconocimiento de las desigualdades de género pre-existentes, y de su contribución a las actividades de prevención, atención y mitigación de desastres.

Actualmente, el PNUD trabaja junto al Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC) para generar los reportes nacionales de cambio climático ante la Convención Marco en la materia, como son las Comunicaciones Nacionales y los Reportes Bienales de Actualización (BUR, por sus siglas en inglés).

En el primer panel del seminario, además se contó con la participación de la Lorena Aguilar, Asesora Global Senior en Género, Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y la Martha Isabel Ruiz Corzo, Directora Grupo Ecológico Sierra Gorda, quienes reafirmaron desde la sociedad civil la importancia de evidenciar las aportaciones de la equidad de género y el trabajo en lo local.  

El evento marcó el inicio de las celebraciones del año del Centenario de la Independencia de Finlandia y los 80 años de Relaciones Diplomáticas entre Finlandia y México. Estuvo organizado por la Embajada de Finlandia en México, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INEEC) y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

 

Referencias:

[1] http://www.unisdr.org/files/48152_disasterandgenderstatistics.pdf

[2] El Banco Mundial, 2012, Informe sobre el Desarrollo Mundial: Igualdad de Género y Desarrollo, p. 5. - See more at: http://www.unwomen.org/es/what-we-do/economic-empowerment/facts-and-figures#sthash.Sdgv3kWj.KIUyYU2g.dpuf