Construye T: Empoderando a los y las jóvenes

Promoción de la igualdad de género, tolerancia, cultura de paz y no violencia

 Fabrizio Tapia
Fabrizio Tapia, estudiante del Cetis 143 en Fortín de las Flores, Veracruz participó activamente en los comités escolares de ConstruyeT. Foto: Nora Galván/PNUD México.

En México el 37.5% de jóvenes entre 15 y 17 años y el 25.6% de aquellos entre 18 y 20 abandonan los estudios. Los dos factores que se destacan como causas de deserción están relacionados con la necesidad de trabajar, (40.2%), y el poco entusiasmo por el estudio (38.2%).

 Como respuesta a esta situación, el PNUD en conjunto con la Secretaría de Educación Pública y más de 35 Organizaciones de la Sociedad Civil, implementaron desde 2008 a la fecha el Programa Construye T, el cual busca  favorecer el desarrollo de competencias y habilidades de las y los jóvenes, a fin de que puedan enfrentar situaciones que ponen en riesgo su pleno desarrollo.

El programa se llevó a cabo en 1,746 escuelas del territorio nacional y tiene como objetivo incidir en el ambiente escolar a partir de la generación de un clima de convivencia que favorezca la inclusión, la equidad, la participación democrática y el desarrollo individual y social. Esto para que las y los jóvenes permanezcan estudiando, al tiempo que construyen su proyecto de vida.

Construye T en números

  • 1,746 escuelas en las que se implementó el Programa Construye T
  • 18% es la cobertura del Programa Construye T en las escuelas públicas de Educación Media Superior en el país.
  • 39 OSC formaron parte como coordinadores del Programa Construye T
  • 233 facilitadores a nivel nacional
  • 346, 732 promedio de participaciones mensuales de los y las jóvenes en los distintos proyectos impulsados por el Programa.

“El programa me parece muy interesante, la metodología contribuye verdaderamente al proceso de inclusión de los y las jóvenes, siendo que la construcción del Plan de Acción contempla las necesidades de la comunidad educativa”, comenta Lorena Patricia Velázquez, docente en el Centro de Bachillerato Tecnológico Industrial y de Servicios (CETIS) No. 71, en Tantoyuca, Veracruz.

El programa se cimenta en la estructura de la Educación Media Superior, a través de la formación de Comités Estatales y Comités Escolares establecidos en cada escuela participante, garantizando un espacio donde autoridades educativas, organizaciones de la sociedad civil (OSC) e integrantes de la comunidad escolar, se reconocen y dialogan, proponiendo las iniciativas tendientes a mejorar el entorno escolar, familiar y social de los y las jóvenes de educación media superior.

A través de la implementación de proyectos escolares, proyectos juveniles y campañas, se promueven  temas de igualdad de género, cultura de paz y no violencia y tolerancia entre otros.

“Gracias a esas campañas y proyectos se ha logrado concientizar a los jóvenes en muchas cosas como en la salud por ejemplo, pero también en mantener limpio un salón o las instalaciones de la escuela, respetarnos entre alumnos”, dice Fabrizio de Jesús Tapia, de 16 años, alumno de 3er. Semestre del Cetis 143 Mariano Matamoros en Fortín de las Flores, Veracruz.

Desde que se implementó Construye T en el plantel, Lorena ha participado en el Comité́ Escolar como Coordinadora, tanto en el turno matutino como en el vespertino, “desde dicha función he apoyado en la construcción y desarrollo de los proyectos escolares con toda la comunidad educativa”.

La docente explica que “una gran mayoría los jóvenes muestran interés por pertenecer al Comité́, permitiéndonos conocer el sentir de muchos de ellos, lo que opinan y experimentan diariamente, dando pie a que se generen ambientes de confianza y respeto”.

Fabrizio también lleva un año en el Comité Escolar de Construye T y comenta que formar parte de este le permite elaborar y poner en práctica los proyectos para jóvenes y docentes. Menciona que ha asistido a juntas con su Coordinadora a nivel escuela y también a nivel zona, “ahí́ es en donde decidimos qué actividades vamos a hacer, cómo las tenemos qué organizar, y nos dan ideas de cómo tenemos que empezar”, y subraya “ya nosotros nos encargamos de realizarlas aquí́ dentro la escuela, organizarlas, invitar a más alumnos y maestros a participar”.

Por su parte, Lorena destaca que a partir de la participación de su escuela en el proyecto ha habido un cambio de actitud “en temas de autoestima, superación personal y motivación. Se observan resultados satisfactorios, desarrollando relaciones humanas más saludables”. Al mismo tiempo, se han descubierto habilidades de liderazgo en los jóvenes, “en cada una de las actividades o eventos que realizamos, ellos son los protagonistas, los líderes, los que de alguna manera llevan la batuta”.

La incorporación del enfoque de derechos de este programa, permitió colocar a los y las jóvenes en el centro de la acción educativa desde una perspectiva positiva, revirtiendo así́ el enfoque autoritario que caracterizaba su relación con el centro educativo.

El impacto que ha generado el programa a nivel nacional, dió como resultado que algunos Gobiernos Estatales solicitaran la incorporación del mismo en sus centros educativos y hayan dispuesto de recursos para ese fin. Más aún,con la inclusión de las OSC se ha logrado una implementación participativa en cada entidad en la que opera el programa.

 

 

Proyectos desarrollados en el programa

Slide
13,905 proyectos juveniles
Slide
18, 001 proyectos de grupo
Slide
16,749 proyectos escolares

PNUD En el mundo

Estás en PNUD México 
Ir a PNUD Global